Inicio >> Noticias >> Así fue la primera celebración oficial de la Independencia de Colombia, en 1820

Así fue la primera celebración oficial de la Independencia de Colombia, en 1820

desfile militar 20 de julio
Imagen de Canal Institucional

"Fue celebrado en Cundinamarca el aniversario de la transformación política del país, no sólo en la capital sino también en los pueblos. Las gentes estaban de buen humor, alegres y contentas, sin divisiones ni rencillas y por consiguiente dispuestas a divertirse. En la capital se celebró el aniversario con una fiesta solemne en la iglesia Catedral con Tedeum y grande asistencia oficial", así relató el diario El Tiempo la conmemoración del 20 de julio de 1820 en Bogotá.

“Fue celebrado en Cundinamarca el aniversario de la transformación política del país, no sólo en la capital sino también en los pueblos. Las gentes estaban de buen humor, alegres y contentas, sin divisiones ni rencillas y por consiguiente dispuestas a divertirse. En la capital se celebró el aniversario con una fiesta solemne en la iglesia Catedral con Tedeum y grande asistencia oficial”, así relató el diario El Tiempo la conmemoración del 20 de julio de 1820 en Bogotá.

Fue hace 196 años cuando Colombia dio inicio, en un evento público, a la primera celebración del Grito de la Independencia.

Esta causó tal revuelo, que Bogotá se despobló para dar paso a un festejo con corridas de toros y danzas folclóricas con máscaras. Celebración a la que se unieron los habitantes de municipios aledaños, quienes continuaron por días la fiesta.

En Funza (Cundinamarca), cuenta la historia, “hubo ruidos de chicha, diluvio de mazamorras y bollos como llovidos”. La fiesta, que allí empezó el 23 de julio de 1820, se perpetuó durante tres días. No faltó el baile –incluso a plena luz del sol- , la ‘francachela’ ni la ‘comilona’, como se dice popularmente. 

Tanto así que la noche que terminó, la tristeza era evidente. “Por poco se pone la patria de luto”, cuenta el relato.

Años más tarde, en 1913 –según archivos del Museo Militar-, la conmemoración iniciaba desde las cinco de la madrugada con el alistamiento de las tropas de las Fuerzas Militares, para dar paso a una “salva mayor” en los alrededores de la ciudad, como acto inaugural.

Las gentes de aquel entonces esperaban con ansias la salida de todas las tropas, que no solo eran protagonistas en el desfile; también en todos los actos protocolarios de la fecha y quienes acompañaban al Primer Mandatario durante la jornada, que finalizaba mucho después de la puesta de sol. Ni la lluvia lograba opacarlos.

La historia de 206 años de Independencia

Y es que, a partir de entonces, la conmemoración de aquel Grito de la Independencia se ha consolidado como el evento más importante de nuestro país, que un 20 de julio de 1810 renunció al yugo de los españoles, ante los ojos incrédulos del Virrey y los plebeyos; en medio del alboroto de criollos, blancos, patricios e indios, de los ricos y de los pobres, en la icónica Plaza Mayor.

Una celebración que marcó un hito en la historia de Colombia: un antes y un después. De la que un florero (Lea: Así era la tienda de José González Llorente) fue el punto de la discordia, para que los criollos, en cabeza de los hermanos Morales y apoyados por todo un pueblo pudieran gritar a viva voz ¡Viva la Independencia!