Cachivaches: sobreviviendo al Halloween más difícil por la pandemia


 

En diálogo con Canal Institucional, el Gerente de Cachivaches cuenta como esta empresa colombiana, líder en el mercado de  disfraces, esquiva la crisis e invita a las familias a continuar con la magia del 31 de octubre, pero protegiendo por encima de todo, la salud.

Contenido

Muchas empresas colombianas han vivido grandes desafíos en este año de pandemia, en el que la economía ha estado estancada por el cuidado que se debe tener ante un enemigo invisible.

Reconocidos empresarios han anunciado el cierre de sus locales y almacenes al no encontrar rentabilidad en las posibilidades digitales o la ‘nueva normalidad’.

Sin embargo, existen otros casos que admiten que la situación no es fácil, pero lograron encontrar una salida, aunque no ideal, por lo menos segura para mantener a flote el empleo de muchos de sus colaboradores.

Puedes leer también: Así se preparan las principales ciudades para Halloween

Ejemplo de ello es Cachivaches, una marca con 50 años de experiencia en el mercado colombiano, con la que inmediatamente nos llegan a la mente esos locales enormes donde podemos encontrar cientos de disfraces en esta temporada y que ha superado ciertos obstáculos que ha dejado el COVID-19, con el objetivo de seguir dinamizando la economía.

Hablamos en Canal Institucional con su gerente, Juan de la Espriella, quien explicó que esta empresa de origen familiar ofrece dos líneas de negocio, cuyos productos son diseñados por la propia compañía, entre ellos artículos para el hogar, decoración, regalos y disfraces, que son confeccionados en Colombia con las licencias de Disney, Warner y Netflix, para los personajes.

De lo tradicional a lo online para combatir la pandemia

“Sin duda es un año muy difícil para todo el mundo y los sectores económicos. En nuestro caso hemos logrado enfrentarlo bien porque además de cumplirle a los proveedores, también hemos mantenido los empleos dentro de la empresa, pero se debe a un trabajo duro”, comparte el gerente de Cachivaches.

Ese trabajo duro hace referencia a tomar la arriesgada decisión de ingresar al comercio online, sabiendo que Cachivaches siempre ha sido muy tradicional y la clientela ha preferido ir a sus locales, siendo esto parte de la experiencia. Sin embargo, reconocieron que la crisis por el virus no los podía frenar y actualmente presentan la opción de compras por internet.

“Creíamos que toda nuestra magia se basaba en una venta presencial, en una venta de experiencia y nos tocó volvernos una empresa online. Afortunadamente nos ha ido muy bien con la línea hogar como con la línea de disfraces por medio de dos páginas web”, asegura Juan de la Espriella.

De hecho, el reto que les presentó este 2020, demostró que a veces los temores a lo desconocido pueden estar alejando una nueva posibilidad de éxito, ya que las ventas de artículos para el hogar, en el mes de mayo, fueron mucho mayores que las registradas en el mismo mes de 2019, cuando a nadie se le cruzaba por la cabeza una pandemia.

“Lo bonito de este reto es que toda la empresa se involucró para salir adelante y empezamos a tener presente que las cosas van cambiar. Gente que antes no tocaba un computador, ahora trabaja con él desde casa o en la empresa, atendiendo a los clientes online, respondiendo inquietudes en WhatsApp, alistando pedidos. Se trata de enfrentar los retos”, expresa.

Cachivaches le apuesta a un Halloween en casa

Esa visión de enfrentar la crisis económica, paralela a la pandemia, también estuvo motivada por dar un mensaje de cuidado a sus clientes. Si ellos ven que pueden tener sus productos en casa, tendrán en consideración el tema de bioseguridad y aislamiento. Obedeciendo a la protección frente al virus, esta empresa se preparó para que la celebración de disfraces se mantuviera, pero de forma más hogareña.

“Para los niños ha sido muy duro este año y la fiesta de disfraces es un alivio. Nosotros queremos enviar el mensaje a las familias para que mantengan la alegría y se disfracen en casa. Sabemos que nos gusta salir en esta fecha y estar con amigos, pero también podemos encontrar magia uniéndonos desde la virtualidad”, asegura Juan de la Espriella.

Asegura que tal y como lo vivió con su empresa, la resiliencia es el secreto. Por eso les dice a las familias colombianas que acostumbran a disfrazarse con sus hijos, que no permitan que las situaciones adversas afecten esa unión, sino que, por el contrario, generen dinámicas diferentes para seguir compartiendo, pues lo más importante es la diversión de los niños.

Desde este primero de noviembre, esta empresa netamente colombiana, ya presentará toda la temática de navidad para decoraciones y regalos.  

DIANA CAROLINA FAGUA