Lo que necesitan San Andrés y Providencia tras el huracán


Foto: Colprensa

El ministro de vivienda anunció que se está trabajando de manera primordial en recuperar el agua potable y el saneamiento básico en San Andrés y Providencia.

Contenido

El Ministro de Vivienda, Ciudad y Territorio, Jonathan Malagón, informó este miércoles las estrategias que se están ejecutando en San Andrés y Providencia en materia de agua potable y saneamiento básico, tras el paso del huracán IOTA.

En San Andrés, el jefe de esta cartera dijo que se está trabajando a toda velocidad para recuperar completamente, las plantas de tratamiento de agua potable de la isla.

Según informó, la isla cuenta con tres plantas de tratamiento de agua, de las cuales, la planta desalinizadora de 50 litros por segundo quedará operativa en las próximas horas.

Te puede interesar: Reconstrucción de San Andrés y Providencia duraría 100 días

La segunda planta de 25 litros por segundo, se espera que esté operativa entre la noche de este jueves y el viernes de esta semana, pues se está trabajando a doble jornada, y la última que es la de Duppy Gully debería estar lista la próxima semana.

“Todavía nos queda mucho por hacer, pero con la entrada en funcionamiento de la planta de 50 litros por lo menos la mitad del abastecimiento de la isla quedará satisfecho y operativo”, aseguró el jefe de la cartera.

Por su parte en Providencia y Santa Catalina, el ministro dijo que aún se encuentran en la fase de diagnóstico en materia de agua potable y saneamiento básico. “Junto con el Ministerio de Salud y la UNGRD estamos evaluando los daños y la fragilidad del sistema de distribución”, añadió.

Sin embargo, explicó que una de las soluciones inmediatas es poner en marcha el plan de manejo de aguas residuales. Donde se llevará un equipo de succión o hidro presión, para ejecutar las labores de limpieza de las alcantarillas y pozos sépticos.

Además, mencionó la implementación de una agresiva estrategia de limpieza y desinfección de las zonas inundadas y contaminadas con aguas residuales, especialmente al interior de las viviendas y edificaciones.

COLPRENSA