Inicio >> Noticias >> ¿Sabes si tu hijo es víctima de matoneo?

¿Sabes si tu hijo es víctima de matoneo?

Imagen de Canal Institucional

Los niños muestran señales tempranas de que están siendo víctimas de matoneo escolar, aprende a identificarlas para tomar cartas en el asunto

Cambios de ánimo, comportamientos extraños y respuestas retraídas, son algunas de la señales que muestran los niños cuando están siendo víctimas de bullying en sus colegios.

Te puede interesar: ¿Qué tan seguros están los niños y jóvenes en Internet?

En el ajetreo del día a día, a veces no resulta fácil identificar estos comportamientos en nuestros hijos. Por lo que es crucial conocer los cambios abruptos en su personalidad para lograr soluciones tempranas.

El bullying o matoneo puede ocasionar depresión, frustración y hasta exclusión. El maltrato puede ser físico, piscológico o verbal.

Annie de Acevedo, psicóloga infantil de la Universidad de los Andes, con 36 años de experiencia en la crianza y la familia, nos comparte 6 señales que te pueden decir que tu hijo o hija está siendo víctima de matoneo.

1. Postura física: Los niños suelen expresar todo con su cuerpo. Desde alegrías hasta tristezas. Cuando su postura física cambia, sus pequeños ojos miran hacia abajo, sus cuerpos se encorvan con una mirada triste y su estado de ánimo ya no es el mismo; son alertas tempranas de qué los están acosando.

2. Útiles escolares: Que de vez en cuando un niño rompa un crayón, un lápiz o un cuaderno, es un comportamiento normal. Pero llegar del colegio con los implementos escolares dañados y destruídos sin ninguna razón y de manera repetitiva, es una clara señal de qué alguien que no es su hijo está rompiendo a propósito esos útiles para intimidarlo.

3. Miedo: Cuando se es víctima, es normal desarrollar miedo hacia el agresor. Su hijo comenzará a mentir y a inventar excusas para no ir al colegio y evitar al máximo encontrarse con la o las personas que le hacen daño. Incluso, se enfermará a propósito para evitar ir al sitio donde le aplastan su atutoestima. Si le preguntan si está siendo víctima de bullying, lo más posible es que su respuesta sea NO. Es probable que su hijo haya sido amanezado en caso de que confiese que lo están molestando.

4. Llorar sin razón: Es habitual que un niño llore por que se le perdió su juguete favorito o porque se cayó al piso y se dio un duro golpe. Pero es anormal que un niño llore sin razón alguna. Los padres conocen bien a sus hijos y un llanto aleatorio y sin motivo, es una clara señal de acoso escolar. Niños que eran felices y disfrutaban cualquier actividad, ahora lloran sin explicación y no parecen tan felices como antes.

5. Aislamiento: Se aislan por que se sienten solos. No ven salida a su problema y encuentran un regocijo y un escondite en estar solos. Así nadie los molestará más. 

6. Ansiedad: Las personas mayores sufren de ansiedad por lo que representa la vida adulta: trabajo, deudas, pagos y préstamos. Un niño no debe sentir nada de esto y sin embargo, comienza a mostrar síntomas de ansiedad como comerse las uñas o comer más de lo normal. 

Consejos

Annie de Acevedo recomienda hablar con tus hijos tan pronto te des cuenta de estas señales. La psicóloga sostiene que es importante hacerlos sentir confiados en que te pueden contar lo que está pasando. Frases como: "Nos puedes decir", "yo te ayudo", "yo no digo nada", "yo te voy a ayudar", son eficaces al momento de afrontar el bullying que está sufriendo tu hijo.

"Lo último que dice un niño es que le están haciendo bullying porque lo tienen amenazado. Los padres que conocen a sus hijos se darán cuenta de estas señales".