Así puede identificar estafas por Internet


Contenido

Cada día es más frecuente que nos traslademos a un mundo virtual, donde los interlocutores son invisibles y se pueden camuflar fácilmente, la pandemia nos ha obligado a usar aún más los canales digitales para las transacciones de uso diario.

'Señal de la Mañana' conoció la denuncia de Camila Peña, Duby Coronado y Estefanía Cabo González, tres colombianas que se graduaron de medicina este año, pretendían brindar sus servicios en las salas de urgencias del país.

Lee también: ¿Qué está pasando con la seguridad en Bogotá?

"Soy médica egresada de la Universidad Libre de Cali. Recibí un mensaje de una convocatoria que estaban realizando para acceder a un cupo con asignación directa al ministerio de Salud", contó Estefanía.

Estas tres jóvenes doctoras quisieron buscar una oferta de trabajo, entraron a su computador y recibieron el siguiente mensaje: Se busca médico egresado con un sueldo de $4.200.000. Ante la propuesta decidieron enviar su hoja de vida.

"Recibí una llamada sobre una persona que trabajaba en el Ministerio, decía que estaba interesada en buscar médicos que ya se fueran a graduar para hacer el año del rural en Bogotá", dijo Camila.

El departamento especializado se comunicó con ella: "Yo recibí este mensaje por parte de educación médica del hospital donde realicé mi internado por lo que respondí que estaba interesada en la oferta".

Duby también esperaba poder realizar su rural en medio de la emergencia sanitaria que enfrenta el país.

"Cuando estamos interesados en dicha oferta la universidad nos indica que un médico que trabaja en el ministerio de Salud nos dará información. Nos da un sueldo de cuatro millones doscientos", afirmó Duby.

Según ellas un médico del ministerio de Salud las llamó para explicarles la oferta: "Un 'doctor Pabón', él se identificó como funcionario del ministerio de Salud, me indicó que estaban haciendo una convocatoria para médicos recién graduados", explicó Camila.

Sin embargo, Estefanía tuvo sus dudas en cuanto la oferta: "Para poder acceder a eso, para poder postularme tenía que mandar mi hoja de vida con todos los datos debidamente firmada, y tenía que enviar un pliego de condiciones de la Ley 80".

La Ley 80 trata de normas que rigen el proceso de selección de un futuro contrato.

"Pero me dijo que la hoja de vida tenía que ser entregada de manera presencial y como yo me encontraba en Cali debía conseguir a un familiar para que lo pudiera enviar", continuó Estefanía.

Sin embargo, Estefanía aún no tenía muy claro, por qué él le pedía firmar un pliego de condiciones de la Ley 80.

"Todavía me faltaba el pliego de contrataciones, entonces investigué y me dijeron que todavía no se podía adquirir, decidí llamarlo y él me explicó que él lo tenía que comprar y que yo le tenía que enviar 86 mil pesos para que pudiera realizar esa compra para la contratación. Varias de las personas con las que yo me había informado me dijeron que no era correcta la información", contó.

¿Qué fue lo que generó tanta credibilidad de esta oferta?

Estefanía aseguró que "la fuente principal había sido la señora Martha Sabogal, supuesta administrativa del hospital Santa Clara, yo lo tomé como una fuente confiable. Decidimos enviar todo, la hoja de vida en un sobre, y mi familiar fue hasta el hospital de Engativá, donde él supuestamente se encontraba en reunión con el gerente del hospital".

Según ellas el doctor pabón contacta a entidades educativas y ofrece sus servicios directamente con decanos, secretarías de educación médica, y hace que sean ellos quienes envíen la oferta en los chats de médicos avalando sus servicios con mensajes como estos:

"Buen día, acabo de recibir una llamada del ministerio de salud, están solicitando médicos rurales para vincular a UMHES públicas, para realizar consulta de urgencias, si conocen a alguien interesado informen por este medio".

O estos:

"Buenos días acabo de recibir una llamada de la clínica del ministerio de salud que está buscando internos que ya estén por finalizar o hayan finalizado y estén buscando rural: la oferta es la siguiente:
lugar de la plaza: Bogotá
Trabajo: consulta externa de 7 am a 1 pm
Contrato: prestación
Sueldo: 3.900 hasta 4.200

Luego de que las víctimas enviaron los documentos y dinero solicitado, el supuesto médico las contactó nuevamente, y les aseguró que "dentro del transcurso de la semana nos van a llamar, luego nos damos cuenta que no contesta y que somos víctimas de una estafa y a través de las redes sociales vemos que otros colegas de diferentes universidades que no conocemos también son víctimas", dijo Duby.

Estefanía narró que luego recibió una llamada de Martha Sabogal, informando que todo había sido una estafa, por lo que acudieron a las autoridades.

"Hice la denuncia en Fiscalía, uno de mis temores es que tiene toda mi información y puede cometer actos delictivos", contó Camila.

El temor de Camila, termina siendo el mismo de muchos colombianos que brindan información personal a desconocidos.

Lee también: Cinco datos para combatir el ciberacoso

Para el Mayor Miranda, de Delitos Informáticos de la Dijin Estefanía, Duby y Camila fueron víctimas de un ciberdelincuente.

Una lección que aprendieron estos egresados de medicina, es que en estos tiempos de pandemia hay que verificar de dónde viene la información, más si se trata de oportunidades que son llamativas. Por lo pronto esperan que sus denuncias prosperen en la Fiscalía.

 

Como identificar una falsa oferta de empleo

  • Exigencia de pago por la realización de exámenes y accesoria, contrarias a las descritas en la resolución 1918 de 2009,
  • expedida por el Ministerio de Protección Social, artículo 11.
  • Agencias de empleo que no están debidamente registradas y con los permisos requeridos.
  • Anuncian encontrarse autorizadas por empresas o entidades para convocar aspirantes, pero al contactar la empresa niegan tener algún tipo de vínculo.
  • Ofertas de empleos con horarios muy cortos y remuneraciones demasiado elevadas.
  • Obligación de comprar y vender productos como parte de aspiración a la vacante.
  • Publicación de empleo en sitios de poca confianza.

 

Estafas a través de mensajes de Facebook


'Señal de la Mañana' también conoció el caso de una odontóloga reconocida por realizar diseños de sonrisa, a quien llamaremos Andrea. Ella asegura que perdió sus ahorros, más de 20 millones de pesos y que todo inició cuando recibió un mensaje a través de Facebook.

"Un pariente cercano a la familia, que vive en Estados Unidos, me pide el favor por vía Facebook de que le reciba una caja, yo no le veo nada de malo y le digo que sí", narró Andrea.

Una hora después la llamaron unas personas que aseguraron ser de una reconocida empresa de servicio de mensajería internacional.

"Me dicen: 'qué pena, esta mercancía que viene del extranjero nosotros la tenemos que verificar, y nos damos cuenta de que el señor que la está enviando muy correctamente, envió todos los recibos, pero nos damos cuenta de que se pasa del tope de lo que se puede enviar por correo. Entonces tiene que pagar una multa'. Y esa multa era de 2.200.000 pesos", contó Andrea.

Para Andrea todo sucedió muy rápido: "Me dicen que tengo cierto plazo para consignar, porque si no esto entra en otro tema que es una revisión de la Dian, entonces van a poner problema y van a detener la mercancía porque estamos haciéndole un favor al señor para que pague solo la multa. Por otro lado, el señor de Estados Unidos me hacía las llamadas por Messenger y colgaba, yo pensé que se le estaba cortando la llamada. Entonces yo llamé a mi asistente para que hiciera la consignación".

Luego de varias llamadas, le indicaron que tenía que consignar nuevamente, ya que dentro de la caja venía aparentemente una suma importante de dinero.

"En ese momento yo estaba muy asustada, me escribe este señor de Estados Unidos, me dice: 'ay que pena haberte involucrado en esto y pues yo tenía unos ahorros por eso mandé 70 mil dólares dentro del computador, apenas llegue la caja tu coges el dinero de ahí, pero por favor préstame ese dinero', eran 18 millones y algo", contó Andrea.

Finalmente Andrea termina haciendo la consignación pensando que con la llegada de la supuesta caja recuperaría su dinero y no tendría problemas con la Dian.

Andrea hizo un recorrido que usualmente hace la víctima de un delito, llevar la denuncia ante la Fiscalía, esperar que su versión sea oída, pero infortunadamente hay una fila de procesos pendientes.

Sin embargo, ella por su propia cuenta contrató a un investigador privado para rastrear las cuentas en las que ella consignó el dinero. Uno de ellos opera desde la cárcel, pero todo este trabajo ha sido inútil.

Por: Naydú Baquero