Panorama de los cementerios en Colombia por la pandemia


Contenido

Morir en tiempos de pandemia, denuncias de familiares sobre la indolencia a la hora de entregar los cuerpos, falta de bóvedas y largas esperas en hornos crematorios se han convertido en el día a día en distintas regiones del país.

'Señal de la mañana' investigó qué está pasando, conoció casos de personas que han tenido que pasar el duelo, sin poder velar a sus seres queridos, hayan fallecido o no por covid-19.

Lee también: Colombia: muerte y duelo en tiempos de pandemia

Las víctimas de covid-19 son creadas de urgencia, sin ningún tipo de ceremonia presencial.

En Bogotá, hay nueve cementerios y 13 hornos crematorios dispuestos para cuerpos de personas fallecidas, tanto por covid-19 como por otras enfermedades.

Según ha informado el distrito, más de 100 cadáveres son cremados por día en los seis hornos distritales.

Una cifra que cada día va en aumento, las morgues de los hospitales no dan a basto, la insuficiencia de bóvedas en los cementerios para mantener los cadáveres retratan el panorama

Actualmente, la ciudad cuenta con tres contenedores fríos para almacenar máximo 300 cadáveres de personas fallecidas por coronavirus.

Mira el informe completo

En Cali, voceros de las funerarias aseguran que ha sido difícil controlar a los ciudadanos que generan desordenes y violan las normas de bioseguridad en medio de los sepelios.

En este momento los hornos crematorios trabajan las 24 horas del día para atender la demanda de personas fallecidas.

En la capital del Vaupés, el cementerio municipal está colapsado, los servicios fúnebres lo realizan personas particulares que aseguran haber enterrado cuerpos encima de otros cadáveres.

Trámites demorados para lograr un cupo en el Cementerio Central de Puerto Asís, donde se concentra la atención por ser referencia del Putumayo, y el desconocimiento de los protocolos por parte de las familias, se han convertido en el inconveniente constante en la atención de fallecidos por casos covid.

Este es el protocolo para la atención de muertos en pandemia

Los servicios funerarios llegan con sus elementos de bioseguridad, ubicando los cuerpos del contenedor, los sacan y realizan la ubicación para que el operario de hornos lo ingresen a cremación.

Los cadáveres de covid-19 llegan totalmente sellados, con dos o hasta tres bolsas plásticas. Entran a lista de espera, todos con sus respectivos nombres, esperando el turno para la cremación y ser llevados al área de exhumación, proceso que dura una hora y media para fallecidos por covid-19.

Te puede interesar: ¿Por qué se demoran los resultados de las pruebas covid?

La industria colombiana de las funerarias genera alrededor de 30 mil empleos directos, y más de 150 mil indirectos, lo que representa casi el 1 % de la fuerza laboral del país.

En la actualidad hay más de 1.175 funerarias con 2.592 puntos de atención en los 32 departamentos, según la Dirección Gremial de Servicios Funerarios de Fenalco.

En Colombia hay más 219 hornos de cremación, y los costos de servicios exequiales básicos van desde 2 hasta los 7 millones de pesos.

En la Resolución 365 del 22 de mayo de 2020, el Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses fija el procedimiento legal para el abordaje de los cadáveres con diagnóstico o sospecha de coronavirus covid-19.

Entre los parámetros se incluye:

  • Intervenir los cadáveres en los posible mínimo 8 horas luego de la muerte.
  • Realizar la recepción del cuerpo con estricta observancia de las recomendaciones de bioseguridad

REDACCIÓN CANAL INSTITUCIONAL