¿Qué pasa con la crisis migratoria en plena pandemia?


Contenido

La crisis social que se vive por cuenta de la migración de ciudadanos venezolanos al país, huyendo de la dura situación que presenta este país en materia económica y social, tiene otro capítulo dramático por cuenta de la pandemia generada por el nuevo coronavirus. 'Señal de la Mañana', presentó un informe especial sobre la actualidad de decenas de personas que se encuentran a la espera de soluciones y en medio de precarias condiciones.

En medio del regreso de cientos de Colombianos, que vuelven al país en vuelos humanitarios, se vive también la situación de un gran número de venezolanos que quieren estar en su tierra, para huirle a un posible contagio con Covid - 19.

Lee también: ¿Cómo se podrá pagar la prima a los trabajadores?

De acuerdo a cifras recientes, más de 70 mil venezolanos han regresado a su país, pasando por La Guajira, Norte de Santander, Arauca y la Guainía, entre otros territorios limítrofes. Más de 900 buses han llegado a la frontera, con las personas deseosas de llegar de nuevo a Venezuela Sin embargo, en las últimas horas, Nicolás Maduro limitó la recepción diaria por los corredores humanitarios, impidiendo el paso continuo por sitios trascendentales como el puente Simón Bolívar.

¿Qué pasa con los migrantes en los puntos de la frontera, en medio de la pandemia?

En Cúcuta, los migrantes se enfrentan a nuevas restricciones, luego de la determinación del Gobierno venezolano de impedir el paso por el puente los días martes y jueves. Centenares de familias no logran cruzar por las nuevas normas, por lo que se deben enfrentar no solo al hambre e incertidumbre, sino a las inclemencias del fuerte clima y el riesgo al contagio. Ahora, solo pueden pasar 300 personas los días autorizados.

Además: Conoce a las voces tras La Señal de la Mañana

En Leticia y Tabatinga, uno de los sectores más golpeados por el Covid - 19 en Colombia, las cosas han cambiado para la población, tanto colombiana como brasilera que reside en estas ciudades. Por cuenta de las medidas de aislamiento social, ya no se puede pasar libremente este punto de frontera y muchas personas se ven afectadas, al tener sus negocios y empleos al otro lado de la frontera. 

En Nariño, la llegada de ciudadanos venezolanos sigue siendo constante, pese a la pandemia. Por pasos ilegales transitan diariamente cientos de extranjeros que buscan regresar a su país. La Guardia Indígena ha decidido tomar el control de los puntos ilegales y castigar a los 'coyoteros' que ayudan a pasar ilegales a las personas. En Ipiales no se les permite la estadía, por el temor a contagios, por lo que los migrantes piden ayuda a las autoridades, mientras recurren a otras opciones, como la bicicleta, para llegar a su destino.

Lee también: Las medidas del MinComercio para la reactivación empresarial

A Cali llegan los migrantes que huyen de la difícil situación que vive Ecuador por cuenta del coronavirus. En el Parque de las Banderas, los ciudadanos extranjeros han hecho campamentos, en donde se deben someter a todo tipo de riesgos para su salud. Ellos también piden recursos para que puedan llegar a su destino, exigiendo con protestas una solución a su problemática.

El paso de migrantes en Necoclí, Antioquia, está retenido. Allí también hay migrantes africanos, haitianos e indios, quienes quieren llegar a Norteamérica, buscando primero la frontera con Panamá. La cuarentena y un naufragio que se presentó el año pasado, han hecho que haya cambios en el transporte de migrantes hasta el país vecino, para velar por su seguridad, dice el padre Aurelio Moncada. Pese a esto, alrededor de 400 migrantes están retenidos en Necoclí, esperando que se reactiven los viajes marítimos. 

Josef Merkx, representante de Acnur en Colombia, analizó la situación que afrontan los migrantes al internar retornar a sus países de origen, especialmente a Venezuela. "No todos están retornando, es un grupo relativamente pequeño, los que están desesperados", indicó Merkx, informando sobre el acompañamiento que se hace a los migrantes pata velar por su seguridad y sus condiciones sanitarias. 

En Bogotá, en el sector de la Autopista Norte, ciudadanos venezolanos están viviendo en un separador: familias enteras, niños de brazos y centenares de personas se ubican en carpas, esperando su oportunidad para desplazarse hacia la frontera.  Ellos piden un corredor humanitario para poder volver a su tierra.

Revive todos los detalles de este informe especial en nuestra emisión de lunes de 'Señal de la Mañana', que puedes encontrar en nuestras redes sociales.

REDACCIÓN CANAL INSTITUCIONAL