Pescado en Semana Santa

Tips para comprar pescado fresco en Semana Santa


Te contamos algunas de las recomendaciones del Invima para conseguir el mejor pescado y evitar problemas de salud en Semana Santa.

Contenido

Tradicionalmente, durante Semana Santa se acostumbra a consumir más pescado que en el resto del año, por lo tanto, hay diferentes aspectos que debes tener en cuenta para comprar el mejor producto y poder identificar los casos en que este alimento está en mal estado.

El Instituto Nacional de Vigilancia de Medicamentos y Alimentos (Invima), ha recalcado la importancia de que los ciudadanos realicen la compra responsable de pescado, sobre todo en la época de Semana Santa en la que aumenta el consumo de este alimento.

Para evitar que los productos de pesca lleguen al punto de ser dañinos para el consumidor, el Invima destaca que es fundamental que se mantenga la cadena de frío y que permanezcan en refrigeradores, a una temperatura entre 0°C a 4°C, o en congeladores con mínimo -18°C de temperatura.

Lee también: 

Toma nota de las medidas que se implementaron para Semana Santa

También es importante que, al momento de la compra, te asegures de que el pescado tenga estas características, para poder corroborar que estás adquiriendo un alimento en las mejores condiciones para el consumo humano:

  • El pescado debe tener ojos brillantes y vidriosos, no hundidos, ni blancos

  • La piel debe estar sin heridas

  • Las branquias deben estar cerradas y húmedas de color rojo vivo, nunca de color marrón

  • Aunque este producto se caracteriza por su olor, ten en cuenta que, si es demasiado fuerte, es señal de que el pescado no está fresco

  • Su carne debe ser dura y no debe ceder al tacto

  • Sus escamas deben ser abundantes, relucientes y difíciles de retirar

  • Si al pasar el dedo por encima se caen muchas escamas, es otra alerta que el pescado no está fresco y es mejor que no lo compres

Adicionalmente, debes estar atento a las condiciones higiénicas del establecimiento donde adquieres el pescado. Este no debe estar ubicado en la intemperie, debe estar libre de polvo, lluvia, plagas y animales domésticos, y contar con suficiente iluminación y abastecimiento de agua potable.

Por su parte, el personal encargado de la manipulación de los alimentos debe contar con buenas prácticas de higiene, además de portar vestimenta clara y limpia.

Te puede interesar: 

Semana Santa: ¿Cuál es su importancia para el mundo?

Cuando realices la compra segura del pescado, al llegar a tu casa, el producto debe permanecer congelado y separado de otras carnes como pollo, res o cerdo. En caso de que el pescado permanezca en el refrigerador y no en el congelador, debes consumirlo en el menor tiempo posible para evitar una intoxicación, ya que al cambiar la cadena de frío al pescado puede empezar a desarrollar bacterias, que podrían perjudicar tu salud.

Para el caso de alimentos como los mariscos, deben presentar un color rosado claro y no deben estar babosos o resbaladizos, los crustáceos como la langosta, la jaiba y el camarón deben tener su caparazón duro; para el caso de las almejas verifica que las conchas estén completas y cerradas.

Otro producto que se comercializa comúnmente en esta temporada es el pescado seco, por su condición de alimento procesado, por lo tanto, debe estar debidamente empacado, rotulado y contar con registro sanitario para su compra.

De igual manera, debes cerciorarte de que su color sea de un amarillo uniforme, pues no debe tener pigmentos diferentes, como manchas oscuras, ni olor a amoníaco.

REDACCIÓN CANAL INSTITUCIONAL