La propuesta que busca llevar a las parteras a los hospitales


Como parte de una propuesta universitaria, se plantea que las parteras aporten su conocimiento para el cuidado de madres y recién nacidos.

Contenido

Actualmente, el semillero Cuidando a la Mujer, de la Universidad de Cundinamarca, adelanta una propuesta con la que se pueda crear un protocolo para los enfermeros sobre el cuidado a las madres durante y después del parto, basado en las prácticas de las parteras tradicionales.

En América Latina recientemente se han retomado los saberes de las parteras, con el fin de no perder las tradiciones culturales de muchos países.

Ante estas propuestas la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha destacado la alternativa del cuidado de las madres teniendo en cuenta a las parteras, indígenas, entre otros grupos poblacionales, incluido el documento de los ‘Objetivos del Milenio’ de esta institución.

“Mediante la propuesta de un protocolo institucional no buscamos dejar de lado los conocimientos científicos, sino articularlos con los conocimientos y saberes culturales de las parteras en América Latina. Queremos llevar este trabajo de investigación a discusiones y encuentros como este”, afirmó el semillerista, Juan David Cetina.

Te puede interesar: Los nuevos proyectos que trabajarán por la salud mental

Esta investigación ha tomado como base la teoría de la universalidad y diversidad cultural de la enfermera, Madeleine Leininger, quien asegura que la enfermería transcultural es “aquella que se centra en el estudio y análisis comparado de las diferentes culturas y subculturas del mundo”.

Por lo tanto, buscan destacar los cuidados que brindan las parteras tradicionales a las mujeres durante la atención al trabajo de parto, para establecer prácticas que se puedan articular con los actuales cuidados de la enfermería, de manera transcultural.

“Buscamos un abordaje de cuidado enfermero transcultural, que favorezca la atención humanizada a las mujeres en los servicios de las salas de parto”, asegura la Universidad de Cundinamarca.

Lee también: Epidemias que trajo la conquista a América

Los investigadores consideran que es importante incluir este tema en las discusiones nacionales e internacionales, para que las mujeres puedan decidir si quieren o no una práctica biomédica.

“Actualmente, la práctica biomédica no garantiza un confort y alivio para la gestante en la atención del trabajo de parto y parto, se les restringe la vía oral, no se les permite el acompañamiento por parte de sus seres queridos, se les impide la deambulación y se les impone la posición horizontal para el parto”, asegura la semillerista Xiomara Medina.

La profesora y asesora del proyecto, Mary Luz Monroy, asegura que se ha avanzado en el rescate de prácticas tradicionales, además de tomar una gran relevancia en el contexto actual, con el fin de “garantizar cuidados culturalmente congruentes en tiempos donde las migraciones han aumentado y la pandemia ha hecho que muchas mujeres quieran atención en casa por temor al contagio”.

Se espera que en las próximas semanas se presente la propuesta final del semillero con datos del departamento de Cundinamarca, con el fin de implementarse iniciando el 2021.

REDACCIÓN CANAL INSTITUCIONAL