Reducción de jornada laboral en Colombia

Reducción de jornada laboral: qué es, pros y contras


En Canal Institucional te contamos todo lo que debes saber sobre el proyecto de reducción de jornada laboral, además de los argumentos a favor y en contra.

Contenido

El Senado de la República aprobó el pasado viernes, 4 de diciembre, en sesión plenaria el proyecto de ley que busca la reducción de la jornada laboral en Colombia de 48 a 40 horas a la semana, propuesta del expresidente Álvaro Uribe y su partido, el Centro Democrático.

El proyecto plantea una disminución progresiva de la jornada laboral en Colombia, con el fin de aumentar la productividad de los trabajadores, por medio de la disminución del estrés, además e permitir mayor tiempo libre para espacios personales y familiares.

¿Qué es la reducción de jornada laboral?

Según explicó el senador ponente de la iniciativa Honorio Henrique, este proyecto plantea la disminución de 48 a 40 horas de trabajo por semana, sin que esto afecte los ingresos del trabajador.

La iniciativa tiene como objetivo que los trabajadores tengan mayor tiempo para compartir con sus familias, desarrollar actividades personales o continuar sus estudios, sin que esto llegue a afectar su economía.

Lee también: 

'Salario mínimo espera definirse el 18 de diciembre': ministro de Trabajo

Se plantea que se adopte la medida de manera gradual, disminuyendo la jornada a 45 horas en el primer año, a 42 en el segundo año y a 40 en el tercero.

Argumentos a favor

El exsenador Álvaro Uribe explicó que la propuesta del partido Centro Democrático, sobre la reducción de la jornada laboral en Colombia a un promedio de 42 horas semanales generará mayor productividad, reducirá el ausentismo de los trabajadores y beneficiará la reactivación del empleo.

"La reducción en la jornada laboral entraría gradualmente y puede crear una mejor conciencia en la relación de empleadores y trabajadores para crear productividad y reducir el ausentismo", puntualizó.

Uribe aseguró que esto podría producir un gran aumento de productividad, al poner su foco en la producción por horas, disminuyendo el ausentismo.

Te puede interesar: 

Las medidas de MinTrabajo para superar la crisis laboral

Los defensores de la medida afirman que, al crear mejores condiciones laborales, las horas de trabajo se aprovecharían, aumentando la productividad del trabajador.

Adicionalmente, aseguran que esta iniciativa, combinada con el teletrabajo, ayudarían a una reducción de costos para las empresas, traduciéndose en beneficios para ambas partes.

Argumentos en contra

El primero en reaccionar a la decisión del Senado fue el presidente de la Federación Nacional de Comerciantes (Fenalco), Jaime Alberto Cabal, quien calificó la aprobación como “irresponsable”.

“La aprobación de la jornada laboral de 48 a 40 horas aprobada en el Senado, es una aprobación irresponsable, sin ningún tipo de sustento técnico, sin pensar en el país con relación a los altísimos costos laborales que esto va a significar para los sectores que están aún afectados por la pandemia”.

El vocero de los comerciantes señaló que “esto va en contravía a las señales de recuperación y reactivación de la economía, es una irresponsabilidad haber hecho esta aprobación, con lo cual las esperanzas y posibilidades de genera de empleo y recuperación del empleo perdido se reducen más”.

Recomendado: 

¿Por qué el salario mínimo no tendrá un aumento significativo?

En un concepto enviado por la Asociación Nacional de Empresario (Andi), calculó que, en promedio, para cubrir las ocho horas no trabajadas en la semana, las empresas tendrían que cargar con un costo semanal promedio de $85.309 por persona.

Si esto se multiplica por los 6,2 millones de empleados que trabajan más de 40 horas dejaría un costo anual de $26,9 billones, equivalente a 2,7% del PIB.

"Muchos asalariados trabajan, en promedio, más de 40 horas semanales. Este es el caso, por ejemplo, del sector industrial (46,3) y el sector comercio (48). Los sectores que, en promedio, trabajan menos de 40 horas son, también, los sectores que mayor facilidad tienen para ajustarse a jornadas reducidas, debido a que no tienen horarios de atención, uso de máquinas 24/7, entre otras restricciones. Este es, por ejemplo, el caso de la educación", expuso el análisis.

Por lo tanto, mientras unos defienden la medida como mecanismo para aumentar la productividad, otros aseguran que encarecería la mano de obra, creando el efecto opuesto al que se requiere en época de reactivación económica.

REDACCIÓN CANAL INSTITUCIONAL