¡Ojo! A prevenir la obesidad infantil

Imagen de un helado de vainilla

Foto: Pixabay

Imagen de Ángela Quintero Rivera

Te damos recomendaciones para prevenir esta enfermedad que va en aumento en nuestro país.

El panorama de la obesidad infantil en Colombia es complejo, según Adriana Jaramillo, endocrinóloga pediátrica y miembro de la Asociación Colombiana de Endocrinología Pediátrica (ACEP). Por esta razón, esta organización busca generar conciencia y prevenir esta enfermedad.

Puedes leer: ¡Pilas con la diabetes en niños!

Según Jaramillo, cada vez que se actualiza la Encuesta Nacional de Situación Nutricional de Colombia (ENSIN) aumenta el porcentaje de obesidad infantil en niños y niñas de todas las edades.

¿Cuáles son las causas?

La obesidad infantil puede ser de causa endógena o exógena:

Endógena: es cuando hay una alteración genética que está determinando que el niño padezca de obesidad.

Exógena: es la más frecuente y es por hábitos y estilo de vida inadecuados (una alimentación rica en productos refinados, procesados, empaquetados, comidas rápidas, escasa en frutas y verduras).

¿Qué consecuencias tiene la obesidad infantil?

El sobrepeso puede desencadenar enfermedades como la diabetes tipo 2, asma, trastorno de sueño e incluso desarrollar problemas cardiovasculares, daño hepático, falla renal, alteraciones en la pubertad, entre otros. Además, existen problemas sicológicos derivados, que pueden ir desde el aislamiento, pérdida de autoestima y riesgo de sufrir depresión y ansiedad.

Puedes leer: Recomendaciones sobre el consumo de Acetaminofén 

¿Cómo se puede prevenir?

Según Adriana Jaramillo, la familia es el pilar fundamental, pues los hábitos de los padres los adquieren los niños. Estas son las recomendaciones que deben tenerse en cuenta para generar conciencia sobre esta enfermedad. 

- Educar los entornos que rodean a los niños.

- Educar a los padres antes de la gestación.

- Educar a la madre durante la gestación, para que se alimente adecuadamente y cuando nazca el niño pueda transmitir esos hábitos saludables.

- Modificar los hábitos en padres e hijos: realizar actividad física frecuente, incrementar la ingesta de frutas y verduras y reducir los alimentos procesados y las comidas rápidas.

- Hacer campañas en los colegios en la que se les explique a los niños la importancia de alimentarse bien.