La Trocha: una cerveza para brindar por la paz


Foto: Cortesía La Trocha

La Trocha es un emprendimiento que nació gracias al Proceso de Paz, ahora los desmovilizados de las Farc le apuestan a la cerveza artesanal en lugar de empuñar un arma.

Contenido

La Trocha es un emprendimiento que nació gracias al Proceso de Paz. Por eso, Alexander, Doris y Hernando, decidieron dejar a un lado el fusil, renunciar a la lucha armada, cambiar esos ideales por los que invirtieron años de su vida y trabajar por una Colombia justa y en paz.

El proceso de construcción de La Trocha inició en el año 2019. La idea de los excombatientes era crear un proyecto productivo basado en un producto orgánico o artesanal, que partía, por supuesto, de su relación con la tierra, el campo y todos esos caminos que durante el conflicto armado habían recorrido.

Querían que su emprendimiento llevara un proceso que los hiciera recordar la unión, que generará espacios de conversación, donde todos los ciudadanos pudieran expresar sus diferencias de pensamiento, pero siempre respetando al otro y la cerveza, fue la que reunió todos esos componentes.

Te puede interesar: Las propuestas de excombatientes de las FARC que le apostaron a la paz

Por eso, después de creer que trabajar por Colombia era avanzar en una lucha armada, sin pensar en las consecuencias de dejar a madres sin hijos o terminar con la vida de un ser querido, fue el 26 de septiembre de 2016 que llegó el momento de hacer un alto y abrir otros caminos para dejar esa vida manchada de violencia, sangre y dolor.

Fue entonces cuando Alexander, Hernando y Doris, quienes hicieron parte de ese 98% de desmovilizados de las Farc, según cifras de la ARN, decidieron emprender y entrar a la legalidad para luchar por sus ideales, esta vez no por la vía armada, ni por la ilusión de otros, sin ordenes de altos mandos, pero sí con la convicción de lograr algo que para muchos parecía y aún parece imposible.

Ellos son un ejemplo de que el mejor camino sin duda será la paz y siguen demostrando que apostaron por algo que ni su pasado les podrá quitar en esta segunda oportunidad y una nueva vida.

Canal Institucional habló con estos emprendedores, quienes nos contaron que este proceso no ha sido nada fácil y que muchos de sus excompañeros que hicieron parte de este proceso están muertos y otros regresaron a la delincuencia.

Lee también: “Criminalidad no puede atribuirse a migración de venezolanos”: Migración Colombia

Además, nos expresaron los planes que tienen a futuro con La Trocha, si pensaban en tener una familia mientras estaban en el monte, las diferencias de esta cerveza con las que hay en el mercado y los fines que tendrán los recursos de La Trocha para educar a hombres y mujeres que participaron en el Proceso de Paz.

Una Trocha por la Paz

¿Cuál fue el punto de quiebre para dejar a un lado el fusil y apostar por la paz?

Inicialmente nosotros pertenecíamos a una estructura centralizada, razón por la cual nos acogíamos a lo que decidiera el mando superior, pero indudablemente los comandantes vieron que se necesitaba hacer una transformación y un cambio porque ya la vía armada no era sostenible y no respondía a los objetivos que se habían trazado desde el primer momento. Por eso, el punto quiebre fue cuando se firman los acuerdos de La Habana, donde emprendemos el camino por la reconciliación y la paz de Colombia.

¿Antes del proceso pensaban en volver a la vida civil y vivir de nuevo con sus familias?

Los seres humanos somos seres de ilusiones y esperanzas y los farianos no somos la excepción. Obviamente nosotros siempre hemos querido evitar la guerra y buscar la vía menos dolorosa para nuestro pueblo, si revisamos la historia con muchos gobiernos intentamos llegar a un acuerdo de paz y desafortunadamente se truncaban, pero pensamos que era posible la reconciliación con los colombianos y sacar la violencia de la política de nuestro país.

¿Cómo inicia el proyecto de La Trocha?

Nosotros inicialmente no pensábamos en cerveza, lo único que teníamos claro era que íbamos a hacer un proyecto colectivo, en el cual comenzamos 4 personas, que logramos compaginar porque identificamos valores que nos permitía trabajar en grupo, pero con el paso del tiempo resultamos siendo 10 socios. Fue gracias a un grupo de la Universidad Nacional que tenía conexiones con unos compañeros que producen cerveza artesanal en Ubaté, Cundinamarca, que conocimos y nos enamoramos de este proceso de creación de La Trocha, la cual resultó siendo un gran acierto.

Recomendado: 

Reconstruyendo la toma y retoma del Palacio de Justicia

¿De dónde surgió el nombre de esta cerveza?

Este fue el primer debate que tuvimos como socios, al principio algunos se oponían a ‘La Trocha’ porque lo veían muy marcado para el nombre de una cerveza que era hecha por excombatientes, no queríamos abrir heridas con nuestros hechos del pasado, pero sabíamos que necesitábamos algo que nos identificara, que mostrara nuestras raíces, porque veníamos de trasegar, andar muchos caminos y conocer que la vía más pronta para llegar a un lugar era por la trocha y que muchas veces, eso también nos protegía.

Una de las cosas más importantes para estos emprendedores es pensar a futuro, lograr prevenir lo que viene para sus vidas porque algunos se consideran un poco mayores, entonces quieren que este emprendimiento les brinde seguridad, estabilidad y una oportunidad de vivir dignamente. Sabían que no iba a ser fácil, pero están convencidos que es la mejor decisión que han tomado y no piensan dar un paso atrás, ellos se mantienen firmes en su decisión de apostar y trabajar por una Colombia en paz con las dificultades que trae el camino.

¿Qué diferencia La Trocha de otras cervezas?

Indudablemente las cervezas artesanales se diferencian enormemente de las industriales, no solo por el proceso sino también por el cuerpo y La Trocha tiene unas maltas especiales, que le dan un sabor achocolatado y/o a café, que con 5.5 grados de alcohol hacen que la experiencia para quienes la toman vaya más allá del sabor, la historia y la estigmatización de un país que aun teniendo la posibilidad de aportar por la paz, se dividió entre la guerra y el odio, pero que el tiempo y los proyectos de muchos desmovilizados los ha llevado a hacer parte de la unión y la reconciliación.

¿Para dónde va La Trocha?

Este proyecto tiene un objetivo muy importante y se basa en que todos los excedentes recogidos de La Trocha, sean utilizados para apoyar a todos los hombres y mujeres que han participado dentro del proceso de paz, para que ellos se puedan formar a nivel técnico y a nivel universitario. Por eso, esperan que su cerveza se internacionalice, la consuman en muchas partes del mundo y así, el que toma La Trocha, toma el futuro y apuesta por un país diferente y con equidad social.

MARIA ELENA RAMÍREZ OSPINA