Reconstruyendo la toma y retoma del Palacio de Justicia


Foto: Colprensa

Hoy se cumplen 35 años de la toma del Palacio de Justicia por parte del M-19 a las instalaciones y la retoma del Ejército. Te contamos lo que sucedió. 

Contenido

Sobre las 11:30 a.m. del 6 de noviembre de 1985 se dio inicio a uno de los hechos que marcarían la historia colombiana: la toma y retoma del Palacio de Justicia. Con operaciones por parte del M-19 y el Ejército Nacional se llegó al lamentable balance de 98 muertes y 11 personas desaparecidas.

Ahora, 35 años después, recordamos uno de los episodios más impactantes que ha vivido el país y la información que ha aparecido durante los últimos años para esclarecer lo que sucedió en ese momento.

En Canal Institucional, de la mano con Señal Memoria, haremos un recorrido por lo que fueron las 27 horas más agitadas del Palacio de Justicia.

Toma del Palacio de Justicia

En la mañana del 6 de noviembre un grupo de guerrilleros, pertenecientes al Comando Iván Marino Ospina, bajo el mando de Andrés Almarales y Luis Otero, ingresó al Palacio de Justicia para ejecutar la operación ‘Antonio Nariño por los derechos del hombre’.

Con este plan, el M-19 esperaba poder llevar al presidente Belisario Betancur y tres de sus principales ministros a un juicio público extraordinario, en el que respondieran por haber incumplido el cese al fuego con las organizaciones guerrilleras.

Lee también: Las propuestas de excombatientes de las FARC que le apostaron a la paz

Este hecho se dio luego de una serie de golpes de impacto mediático por parte del M-19, como la toma de la Embajada de la República dominicana (el 27 de febrero de 1980), el robo de la espada de Bolívar (en 1974) y el robo de armas en el Cantón Norte (en 1978)

Adicionalmente, el 23 de octubre de ese año, un par de semanas previas a la toma, se dio un atentado al comandante del Ejército, general Rafael Samudio Molina. Aprovechando el revuelo por este hecho el M-19 envió casetes a diferentes medios de comunicación en los que anunciaba que próximamente se ejecutaría “una acción que aterraría y sorprendería al mundo”

Así, el miércoles 6 de noviembre en la mañana, los miembros del M-19 ingresaron al Palacio de Justicia por uno de los sótanos, luego de reducir a dos vigilantes que se encontraban en lugar, consiguiendo rápidamente el control de todo el recito, donde retuvieron a 350 personas, entre magistrados, empleados y visitantes.

La retoma

Sin embargo, luego de la repartición de los casetes la Dijín inició un proceso de investigación que los condujo a una casa en el sur de Bogotá, en donde encontraron todos los detalles sobre el operativo: fotos, mapas, planos y demás documentos.

Con esta información el Ejército Nacional creó la respuesta al M-19. El entonces presidente, Belisario Betancur, dio la orden a la Policía y al Ejército de responder con una retoma denominada ‘Operación Rastrillo’.

Los miembros de la fuerza pública se desplegaron por las edificaciones cercanas, en la Plaza de Bolívar y, unas horas más tarde, intentaron ingresar al Palacio de Justicia, dando inicio a fuertes enfrentamientos entre los dos bandos, que a su vez provocó un gran incendio.

Te puede interesar: El Paef: el salvavidas del Gobierno para las empresas

En su momento se aseguró que este incendio fue provocado a propósito por el M-19, para poder desaparecer todos los expedientes de ‘Los Extraditables’, sin embargo, años después se desmintió esta teoría.

A lo largo de la madrugada, algunas de las personas que estaban retenidas fueron rescatadas y trasladadas a instalaciones militares cercanas, como la Casa del Florero, donde se ubicó el centro de operaciones del Ejército, y al hospital militar.

Balance final

Fue hasta la tarde del 7 de noviembre que el Ejército Nacional logró tomar el control del Palacio de Justicia y se dio a conocer la muerte de Luis Otero y Andrés Almarales, cabecillas del M-19.

Esta masacre, catalogada de esta manera por la Corte Penal Internacional, dejó 98 personas asesinadas y 11 desaparecidas.

Hasta el momento, las autoridades han logrado ubicar a 6 de las 11 personas desaparecidas en el hecho. En primer lugar, en octubre de 2015, se identificaron los cuerpos de Lucy Amparo Oviedo Bonilla y Cristina del Pilar Guarín Cortés, quienes trabajaban en la cafetería, y de Luz Mary Portela, visitante del Palacio. Sus restos fueron encontrados en tumbas de otras personas.

También, en 2017, se encontraron los restos de Héctor Jaime Beltrán, quien era empleado de la cafetería del Palacio, en una tumba que tenía el nombre de otra persona, en Barranquilla.

Meses después, se identificó el cuerpo de Bernardo Beltrán Hernández, igualmente, empleado del edificio. El último cuerpo en ser identificado fue el de Gloria Anzola de Lanao, el 17 de septiembre de 2019. Sus restos, fueron encontrados en la tumba de la magistrada auxiliar María Jeaneth Rozo.

El Palacio de Justicia en nuestra memoria

El equipo de Señal Memoria ha trabajado por reunir el material disponible de la época, en el que se registraron los hechos y ecos de lo sucedido el 6 de noviembre de 1985.

Desde los juicios de 1979, por el robo de armas en el Cantón Norte, hasta las alocuciones presidenciales y la puesta en escena ‘La Siempreviva: historia de una desaparición’ hacen parte del material audiovisual que nos permite dar un vistazo de este episodio de nuestra historia.

Luego de 35 años, se realizará una misa en el Palacio de Justicia, con transmisión virtual al mediodía, conmemorando lo ocurrido y la vida de quienes fueron víctimas de los enfrentamientos.

ERIKA PULIDO PRADA