Protesta social: ¿Para qué sirve?


Foto: Colprensa.

Contenido

Los cambios sociales y políticos en el país en el siglo XX vinieron de la mano de la protesta social, pero, ¿sirve o no sirve?

El inconformismo a la explotación laboral y al pisoteo por parte de la dirigencia gubernamental, han llevado a que las manifestaciones y protestas tomen un protagonismo creciente desde comienzos del siglo pasado en Colombia.

Puedes leer: Análisis e implicaciones de la decisión a favor de las protestas pacíficas

Trabajadores, sindicalistas y clase obrera han alzado su voz de protesta buscando cambios políticos y sociales.

"En Colombia hacia finales del siglo XIX e inicios del XX es cuando podemos empezar a hablar de este tipo de movimientos relacionados, por ejemplo, con trabajadores asalariados y movimientos obreros", explicó Luis Norato, historiador de Señal Memoria.

Según Norato, "ha dejado un legado muy importante a estos movimientos sociales, como los estudiantiles, campesinos o al movimiento indígena".

Mira esta historia sobre las protestas sociales

Y es que la protesta social forma parte de toda democracia y es meritoria para generar transformaciones y cambios en toda sociedad.

"Todas las democracias modernas que surgieron alrededor de hace 200 o un poco más de años, surgieron por el efecto de los movimientos sociales", afirmó el sociólogo Carlos Charry.

Agregó que "el derecho al voto, al voto femenino, al reconocimiento de las minorías étnicas y sexuales, el derecho a la jornada laboral, a tener un trabajo digno y remunerado, son logros que en la historia han sido logrados por la acción de los movimientos sociales".

Te puede interesar: El trabajo de la alcaldía y la presidencia a favor de las protestas

Organizaciones estudiantiles e indígenas también han acorralado a gobiernos de turno y han ganado terreno en la lucha por sus derechos.

Para la exministra de Trabajo, Clara López, lidiada en varias batallas sindicales, se hace necesaria la protesta social para el equilibrio, el respeto y la dignidad nacional.

"El hecho de concitar solidaridad, y de visibilizar la problemática social del país, es suficiente para justificación en democracia para que haya estas y muchas más movilizaciones, es la única manera de sentar posición frente a la injusticia social, la desigualdad y la falta de representación en nuestro país"

La minga indígena es la muestra de ese pulso social que busca mejores condiciones de vida y la defensa territorial.

"Venimos a posicionar políticamente la minga a nivel nacional, a entregar el mensaje al pueblo colombiano qué es lo que queremos, qué es lo que buscamos con el debate y a dejar un precedente", dijo Ferley Quintero, consejero mayor del Consejo Regional Indígena, Cric.

La protesta social legítima con pluralismo y participación activista, más el diálogo y la concertación, son bases de una democracia sólida.

REDACCIÓN CANAL INSTITUCIONAL