¿Qué se sabe del caso de la niña indígena abusada por soldados?


Foto: Colprensa.

Contenido

Tres testigos en el caso de la niña indígena abusada sexualmente por seis soldados en Risaralda, se niegan a dar su testimonio ante la Procuraduría General de la Nación por amenazas de muerte.

Así lo dio a conocer el abogado Cristian Valencia quien defiende a siete soldados, quien le señaló al procurador delegado la preocupación que tienen al menos tres testigos que advirtieron haber sido amenazados de muerte.

Te invitamos a leer: Colombia condena abuso sexual de militares a una niña

Teniendo en cuenta que el próximo 30 de octubre comenzarán los alegatos finales en este proceso, el abogado Valencia anunció que interpondrá una tutela para que les garanticen los derechos a sus defendidos, ahora que no tienen a todos sus testigos.

"No se les está brindado la seguridad pertinente y que por lo tanto no pueden declarar por el medio a que se atente en contra de su familias, y de ellos mismos, por parte de miembros de dicha comunidad", aseguró el abogado.

Pese a estos argumentos de la defensa y su insistencia en que la niña indígena no estaba herida o en shock tras el ataque, el forense Campo Elías Ochoa y la médica que atendió a la menor el día siguiente, confirmaron que sí existió el abuso sexual contra la menor.

"El reporte pericial inicial de biología indica que hay presencia de semen (...) hay una correlación entre lo que ella dice y la pericia", afirmó Ochoa.

Por su parte, la comisaria de familia Lenny Maturana explicó que aunque la niña indígena haya estado tranquila mientras les relataba lo que ocurrió, ese hecho no desvirtúa el ataque sexual ni que la menor de edad también estaba siendo vulnerada en su propio hogar.

Te puede interesar: ¿Por qué se acusó a los militares de acceso carnal abusivo y no violento?

"Los derechos fundamentales se le estaban vulnerando a la niña. Al momento no contaba con tarjeta de identidad, no contaba con afiliación a salud, no contaba con afiliación al sistema educativo", informó.

Los soldados que han rendido su testimonio ante la Procuraduría General de la Nación, han reconocido haber engañado a la Fiscalía General y conocer el ataque sexual en contra de la niña indígena.

Según el procurador delegado, los militares implicados habían llamado a otros soldados para abusar de la menor de edad para ser en total 9 los soldados implicados en los delitos de retención y acceso carnal con menor de 14 años.

REDACCIÓN CANAL INSTITUCIONAL