SemanasDias Horas Minutos Segundos
Inicio >> Conozca a la primera mujer líder en desminado humanitario en Colombia

Conozca a la primera mujer líder en desminado humanitario en Colombia

Foto: Ejército Nacional

Imagen de Ángela Quintero Rivera

A sus 24 años, Jéssica Molina es una de las mujeres más importantes del Ejército Nacional y hace parte de la Brigada de Desminado Humanitario, que se activó el 6 de agosto del 2016, en el Fuerte Militar de Tolemaida.

La subteniente Jéssica Alejandra Molina Figueroa asumió, junto a miles de hombres y mujeres, la difícil misión de limpiar el territorio de nuestro país de las minas antipersona.

Graduada como ingeniera civil de la Universidad Militar Nueva Granada, ingresó al Ejército en el año 2010, cumpliendo así su sueño de hacer parte de esta institución. En el 2013, luego de obtener su grado como subteniente, fue trasladada al Batallón de Ingenieros No. 4 General Pedro Nel Ospina, en Bello (Antioquia).

 

Ella lidera un grupo de hombres y mujeres que ya están recorriendo el país, para desactivar todos los artefactos explosivos que han sido instalados durante décadas por grupos al margen de la ley.

 

Para asumir este importante papel, la subteniente se capacitó durante seis semanas en el municipio de Nilo (Cundinamarca), en el Curso de Líderes de Desminado Humanitario, ofrecido por la Escuela de Ingenieros Militares y certificado y monitoreado por la Organización de Estados Americanos (OEA).

 

Jéssica seguirá las órdenes del Coronel Raúl Ortiz Pulido, quien, según ella, es uno de los hombres que más ha apoyado la incorporación de las mujeres en esta importante brigada. Ellas enfrentan una ardua labor, pues aproximadamente el 70% del territorio nacional tiene indicios o información de presencia de artefactos explosivos.

 

“Debemos ser cuidadosas, el primer error que cometamos puede ser el último”

 

La subteniente habla con gran amor y una intensa pasión sobre su trabajo, su familia y el Ejército Nacional, una institución que le ha permitido crecer personal, profesional y laboralmente, en campos que ella no hubiera imaginado años atrás. “Jamás pensé que llegaría tan lejos, ni que sería el ejemplo de otras compañeras. Estoy orgullosa de pertenecer a una institución, que durante los últimos años les ha dado tan apoyo a las mujeres”, aseguró.

 

Sus padres, hermana y sobrina, son quienes la apoyan día a día en este nuevo reto. Su familia la impulsa a hacer las cosas cada vez mejor; ellos y un país que busca transformarse con la ayuda de estas valientes mujeres que arriesgan sus vidas en cada operación.

 

La Brigada de Desminado Humanitario No. 1 inició sus operaciones en los departamentos de Caquetá y Meta y opera a lo largo del territorio nacional, llevando a cabo actividades de desminado manual, mecánico y canino.