La guía de la SIC para evitar engaños por parte de 'influencers'


Esta es la guía de buenas prácticas que patrocinadores e influenciadores deben tener presente ciertos parámetros para respetar los derechos del consumidor y evitar que se publique información engañosa o que sea confusa para los seguidores.

 

Contenido

Los avances de la tecnología han ampliado el abanico de posibilidades para hacer publicidad y sin duda las redes sociales hacen parte de la nueva estrategia de diversas marcas para llegar de manera más directa a sus consumidores establecidos y aquellos potenciales.

Este año, la Superintendencia de Industria y Comercio publicó una guía de buenas prácticas, dirigida a los influenciadores en redes sociales, para que, de manera responsable, les informen a sus seguidores en qué momento están haciendo una publicación ligada comercialmente a un producto o servicio.

Lee también: ¿Quiénes son los influencers y por qué los regulan?

Esto con el fin de generar un entorno más comprometido ante los internautas, con relación a supuestos estilos de vida, beneficios y confort que aparentemente ofrecen los artículos tangibles e intangibles que los llamados ‘influencers’ hipotéticamente usan y que de manera implícita invitan a sus seguidores a que también lo hagan.

Según María Carolina Corcione, superintendente delegada para la protección al consumidor, “esta guía de buenas prácticas es un conjunto de pautas para dar cumplimiento al estatuto del consumidor, dejando claro cuándo existe una relación comercial entre el anunciante y el influenciador”.

Dicha relación comercial se da inmediatamente el influenciador recibe una remuneración del anunciante para crear contenido que invite al consumo, en las diferentes redes.

¿A quién se considera influencer?

Para la Superintendencia de Industria y Comercio, es cualquier persona que se encuentra activa en las redes sociales, tiene seguidores y de alguna manera los inspira a querer ser como él o ella, o por lo menos a llevar un estilo de vida similar.

Existen decenas de ejemplos de contenidos digitales que logran llegar a los gustos y estilos de los internautas. No solamente contenido para jóvenes y adolescentes. También existen influencers sobre finanzas personales, cómo hacer ejercicio en casa, dietas saludables, qué actividades hacer con los hijos, entre otros.

También están aquellos con contenido de humor, sátiras, moda, viajes, ciencia y experimentos, tutoriales que enseñan desde cómo maquillarse, pasando por cocinar recetas, hasta cómo aprender a manejar un carro.

Teniendo en cuenta la cantidad de contenido que circula en redes sociales, que podría invitar a consumir algún bien o servicio, la entidad tomó la decisión de controlar estas publicaciones para proteger a los usuarios en sus derechos como consumidores.

Recomendaciones para anunciantes

Una empresa, multinacional o cualquier marca que represente un servicio o un producto, deberá tener clara la ley 1480 o estatuto del consumidor para poder establecer la forma correcta de hacer el anuncio de su producto por medio de las redes sociales a través de un influenciador.

Según la guía de buenas prácticas, en la publicidad a través de los influenciadores, este y el anunciante deben tener claro que los mensajes publicitarios deben ser explícitos y no como si se tratara de una recomendación espontánea, pues se corre el riesgo de que el consumidor no reciba la información clara y veraz.

De igual manera, la relación comercial entre los dos actores, debe quedar clara para el seguidor, para que logre identificar claramente que cierto anuncio de algún bien o servicio hace parte de la estrategia de venta que presenta esa persona dueña del perfil de la red social.

En las descripciones de la publicación, se recomienda utilizar el hashtag o etiqueta con el signo numeral, seguido de la palabra #publicidad, para que la audiencia tenga presente que se trata de un anuncio con fines comerciales, además de la explicación clara del influencer.

Otros ejemplos de describir que se trata de contenido publicitario pueden ser: #Patrocinado, #ContenidoPublicitario, #PatrocinadoPor @(marca del anunciante), etc.

Los patrocinadores deben ser responsables de revisar los comentarios que hacen los seguidores, en las publicaciones correspondientes a la publicidad de sus productos, para confirmar que el mensaje de contenido comercial está llegando de manera clara.

En caso de encontrar comentarios negativos de los seguidores, en donde manifiesten que se sintieron engañados, deben ponerse de acuerdo con el influenciador para hacer las correcciones pertinentes del contenido.

Recomendaciones para los Influenciadores

Cuando exista relación comercial con alguna marca o patrocinador, el influencer debe dejar claro a su comunidad que lo que va a emitir se trata de contenido con fines comerciales y que no es simplemente una experiencia personal que desea compartir de manera espontánea.

Si el influencer no tiene relación comercial con algún producto o servicio, debe abstenerse de hacer publicaciones como si ese vínculo existiera y como si él o ella fueran el vocero oficial de esa marca, ya que eso podría perjudicar la transparencia en la información que reciben los consumidores.

Abstenerse de comentar supuestas vivencias o testimonios con el bien o servicio con el que existe el patrocinio, cuando realmente esa experiencia no ha existido, ya que podría constituirse como una infracción administrativa ante la Superindustria.

¿Por qué surge la guía de buenas prácticas?

La Superindustria vio la necesidad urgente de expedir la guía de buenas prácticas, luego de conocerse que una modelo colombiana que tiene más de 1.8 millones de seguidores en Instagram, publicó en el mes de abril de este año, un material donde invitaba a la gente a comprar pruebas rápidas para detectar el COVID-19.

Invima alertó oportunamente en su momento sobre esta propaganda que se le estaba dando a esos dispositivos para realizar la prueba de contagio del coronavirus, advirtiendo que eran pruebas fraudulentas que aún no contaban con el aval del Instituto Nacional de Vigilancia de Medicamentos y Alimentos.

Qué pueden hacer los seguidores y consumidores

Si algún internauta, dentro de los perfiles y personalidades que sigue, evidencia que hay alguna publicación engañosa, fraudulenta, que promete imposibles y está relacionada con un buen o servicio, puede informar en la página web de la Superintendencia de Industria y Comercio sobre esa situación.

También puede llamar de manera respetuosa dentro de los comentarios de dicho anuncio para llamar la atención sobre un posible engaño o información que no corresponde a la realidad o que no queda clara para los demás consumidores o seguidores.

CAROLINA FAGUA