La despedida a Mercedes, gran amor y musa de 'Gabo'


Foto: Archivo de Colprensa

Contenido

Luego de seis años de la partida de Gabo, su esposa, Mercedes Barcha, falleció en México a la edad de 87 años. Según lo relató el escritor en innumerables entrevistas, Mercedes, además de ser una gran madre y esposa, fue quien hizo posible la publicación de uno de los libros más importantes de la literatura latinoamericana: ‘Cien años de soledad’

Esta historia de amor, contó Gabo, inició en el año 1941 en Sucre, cuando conoció a Mercedes. A pesar de que él tenía tan solo 13 años y ella 9, en ese momento supo que sería su esposa.

En 1958 se cumplió este presentimiento, cuando contrajeron matrimonio en Barranquilla. De esta unión nacieron sus dos hijos: Rodrigo y Gonzalo.

Mercedes, además de ser su esposa, era la musa y mayor inspiración de sus letras, a quien dedicó textos como:

Te quiero no solo por cómo eres, sino por cómo soy cuando estoy contigo. Te confieso que no tengo un instante sin pensar en ti, que todo cuando como y bebo tiene tu sabor, que la vida eres tú a toda hora y en todas partes. Que el gozo supremo de mi corazón sería morirme contigo”.

Lee también: #LoRetroEs recordar nuestras viejas producciones

Cuenta también que el 1965, cuando se dirigían a Acapulco, Gabo dio un giro completo a su vehículo, diciéndole a Mercedes que desde ese momento tendría que encargarse de las finanzas del hogar, porque había llegado a su cabeza la inspiración para la novela que posteriormente le daría el Nobel de Literatura.

Con ahorros para 6 meses, inició la escritura de ‘Cien años de soledad’ sin saber que su proceso en realidad duraría 18 meses.  Fue allí donde Mercedes tuvo que demostrar su destreza como cabeza del hogar y mantener a flote al escritor.

“[Mercedes] hubo de hacerse cargo de todas las cuestiones domésticas y de mantener en pie la casa mientras yo luchaba en el frente. Ella realizó toda clase de proezas maravillosas. Diariamente, de uno u otro modo me procuraba los cigarrillos, las cuartillas, todo cuanto necesitaba para escribir”, le aseguró Gabo a  la revista Playboy en 1982.

Ella también hizo las veces de guardiana de su esposo, a quien mantuvo custodiado, evitando visitas innecesarias durante su proceso creativo, sabiendo que en estas letras se definiría gran parte de su futuro.

Te puede interesar: La propuesta digital que promueve la lectura

Finalmente, cuando la novela estuvo lista, Barcha fue la primera en leer el manuscrito completo, enamorándose perdidamente de esta historia. Sin embargo, la lucha para su publicación no terminó allí.

La pareja fue a la empresa de Correos de México para enviar el manuscrito, para enviarlo a una editorial en Argentina, que le había apostado a esta novela. Al pesar este escrito, el encargado les dijo que el envío costaría 83 pesos, pero a la familia solo le quedaban 45.

Por lo tanto, decidieron enviar la mitad de la novela, guardando la esperanza de poder enviar el restante en los próximos días.

Mercedes confiaba tanto en su esposo y en la obra que había creado que tomó la iniciativa más importante y que permitiría que 'Cien años de soledad' se publicara. Empeñó los únicos electrodomésticos que le quedaban en el hogar: un calentador, su secadora de cabello y la batidora.

Y de esta manera, Mercedes hizo posible que el mundo conociera esta importante novela, que le daría tantas alegrías a Colombia.

La pareja duró 56 años casada, hasta la muerte de Gabriel García Márquez, en 2014. Ahora, Mercedes se despidió de esta tierra, y sus seres queridos dicen con cariño que posiblemente se fue para reunirse con su único y gran amor.

REDACCIÓN CANAL INSTITUCIONAL