La fuerte explosión que sacudió a Beirut, capital de Líbano


Contenido

El martes 4 de agosto, en el puerto de Beirut, capital de Líbano, una fuerte explosión dejó al menos 73 muertos, más de 2.700 heridos y daños generalizados a lo largo de toda la ciudad.

En las primeras investigaciones se apunta a que la magnitud del hecho se debe a la gran cantidad de explosivos, que llevaban cerca de 6 años depositados en uno de los almacenes en el puerto.

El presidente del país, Michel Aoun, escribió a través de sus redes sociales que era "inaceptable" que hubiese 2.750 toneladas de nitrato de amonio almacenadas de forma insegura en este lugar.

Te puede interesar: ¿Qué sigue en el proceso contra Álvaro Uribe?

Hasta el momento se desconoce la causa exacta que haya desencadenado la explosión.

Inicialmente, se realizaron acusaciones en contra de Israel, como responsable de la explosión, sin embargo, el mayor general Abbas Ibrahim, director de Seguridad General, descartó esta teoría y medios de comunicaciones locales afirman que un ministro israelí aseguró que su país no tiene relación con el incidente.

A través de redes sociales se han publicado distintos videos de usuarios que grababan una gran columna de humo blanco tras una primera explosión que parecía ser el inicio de un incendio, que derivó en una segunda explosión, mucho más grande, creando una nube con forma de hongo.

 

Debido a la onda expansiva de esta explosión, edificios y automóviles en el perímetro fueron destruidos, afectando edificaciones en toda la ciudad. El primer ministro de Líbano, Hassan Diab, consideró que lo sucedido es "un gran desastre nacional", tras lo que se declaró día de luto nacional para el miércoles 5 de agosto.

"Hago un llamamiento urgente a países amigos y hermanos para que apoyen al Líbano y nos ayuden a sanar nuestras heridas profundas", dijo el primer ministro.

Tras el hecho empezaron a trasladarse a los heridos a distintos centros asistenciales, que hasta el momento se estiman cerca de 3.000 víctimas confirmadas. El ministro de Salud, Hamad Hasan, aseguró a medios locales de Líbano que el gobierno teme que el número de víctimas se multiplique con el paso de las horas.

Lee también: Las cortes piden respeto y confianza en sus decisiones

Ante este punto la Cruz Roja libanesa hizo un llamado a la solidaridad para realizar donaciones de sangre, e informó que numerosas personas continúan atrapadas entre las ruinas que dejó el impacto, por lo que las próximas horas serán cruciales para su rescate.

El Servicio Sismológico de EE.UU. aseguró que la explosión produjo una energía similar a la que causaría un sismo de magnitud 3,3, sin embargo, ya que el impacto ocurrió en la superficie (y no bajo tierra, como los sismos) la intensidad real posiblemente fue superior.

REDACCIÓN CANAL INSTITUCIONAL