¡No te automediques! Conoce los riesgos de esta práctica


Contenido

Muchas personas, ante dolencias leves prefieren acudir directamente a farmacias y comprar los medicamentos que creen que pueden ayudar, evitando acudir al médico para recibir un diagnóstico puntual. Esta práctica puede traer consecuencias negativas desde efectos secundarios hasta la intoxicación.

La Secretaría de Salud de Bogotá hizo un llamado a la ciudadanía contra la automedicación, ya que se conoció en el reporte más reciente de esta entidad que durante el segundo trimestre de 2020, se presentaron 173 intoxicaciones por fármacos, es decir, por uso incorrecto de medicinas.

Lee además: Rusia empezará a distribuir vacuna para covid-19

Los casos correspondieron al uso de tres medicamentos principalmente: Acetaminofén (16.8%) Benzodiacepinas (8.7%) y Tramadol (4.0%).

Según este informe y los análisis realizados por especialistas del Distrito, en las intoxicaciones con fármacos el primer lugar lo ocuparon niñas y niños entre 0 y 10 años con el 45.6 %; seguido de intoxicaciones en mujeres adolescentes con edades entre 11 y 21 años, con un 16.8%.

"La manifestación de una intoxicación puede variar dependiendo de la cantidad de medicamentos que haya ingerido una persona y el tiempo transcurrido desde la ingesta", agregó la Secretaría de Salud.

Puedes leer también: Así va la carrera por la vacuna contra la covid-19

La Secretaría Distrital de Salud recomendó a toda la ciudadanía no automedicarse y ante los síntomas de cualquier enfermedad, comunicarse con su entidad prestadora de salud.

Además pidió mantener alerta ante posibles síntomas que puedan indicar una intoxicación en las personas de nuestro entorno: "los principales signos de alarma de una intoxicación son: mareo, náuseas, vómito, dolor de cabeza, elevada frecuencia cardiaca, alteración en la respiración, diarrea, dolor abdominal entre otros. Si una persona presenta estos síntomas debe acudir inmediatamente a urgencias".

Según distintas entidades de salud, nacionales e internacionales, estos son algunos de los riesgos a los que se enfrenta una persona que se automedique:

• Toxicidad: según sus componentes podría causar efectos secundarios, reacciones adversas y llegar a la intoxicación.

• Falta de efectividad, por mala utilización: ingerir algún medicamente que no sirva para atacar la enfermedad de esa situación, por ejemplo, tomar antibióticos para tratar algún virus como la gripa, en lugar de una infección.

• Dependencia o adicción.

• Enmascaramiento de procesos clínicos graves: el uso de algunos medicamentos podría ocultar la gravedad de las enfermedades en el momento de acudir a un centro de salud, lo que podría causar retrasos en el diagnóstico y tratamiento.

• Interacción con otros medicamentos: si alguna persona debe ingerir algún otro fármaco, podría haber una potenciación o una disminución del efecto del medicamento.

• Resistencia a los antibióticos: el uso excesivo de antibióticos puede causar que la infección desarrolle mecanismos de defensa frente a los medicamentos, por lo tanto dejará de ser eficaz.

La recomendación general es evitar a toda costa la automedicación y recurrir a un médico especialista para recibir las instrucciones correctas para tratar cada dolencia. Adicionalmente, la Secretaría de Salud recomendó a los pacientes no cambiar las dosis o cantidades recetadas, ya que aumentarlas podría tener mayores consecuencias negativas.

REDACCIÓN CANAL INSTITUCIONAL