estatua de luis de rubio golpeando a gonzalo llorente el 20 de julio de 1810

Independencia de Colombia y los acontecimientos del 20 de julio de 1810


Foto tomada en la Casa Museo de la Independencia.

Conoce aquí todo lo que sucedió el 20 de julio de 1810, dando inicio a las luchas libertadora, para celebrar el día de la independencia de Colombia.

Contenido

Es la mañana del viernes 20 de julio de 1810, en la Plaza Mayor de Santafé. Criollos y españoles convergen en el centro de la ciudad, durante el tradicional día de mercado.

Los campesinos, cargados con todo tipo de mercancía, llenan la Plaza con toldos improvisados. La algarabía retorna al lugar, el mismo en el que vive el Virrey Antonio José Amar y Borbón Arguedas.

En la esquina de la Calle Real, sobre la 11, el almacén del comerciante español, José González Llorente, abre sus puertas desde muy temprano, como de costumbre. Diademas, tejidos, sombreros, juegos de vajilla y floreros se exhiben en sus lujosas vitrinas. 

Esto fue lo que pasó el 20 de julio de 1810

Las conversaciones de negocios se confunden con las tertulias políticas, que se tejen en torno a la atmósfera de aquel día en el que se respira un desapercibido aroma a revolución.

Españoles y criollos confluyen allí para intercambiar reales, adquirir exclusivos objetos europeos y solicitar préstamos, como el del particular florero causante de la discordia.

Llorente, también esposo de la criolla, María Dolores Ponce, es el centro de atención de algunas de las conversaciones, preocupándose por mantener relaciones cercanas con ambas caras de la sociedad santafereña.

¿Qué fue lo que inició la pelea del Día de la independencia?

Cerca de las 11:30 a.m., el criollo, don Luis De Rubio, interrumpía una de las tantas conversaciones del popular comerciante. Busca un florero en calidad de préstamo, para un banquete de bienvenida del Comisionado Regio, Antonio Villavicencio, al que los españoles no están invitados.

Sorprendido, Llorente cuestiona no haber recibido la invitación de los criollos, a lo que De Rubio responde con evasivas. Pero, la conversación se acalora cuando el comerciante se niega a la petición, argumentando que el artículo está maltratado debido a los recientes préstamos, por lo que corre el riesgo de perder su valor.

Pelea de Llorente

En la tienda también se encuentra Antonio Morales y su hermano, también criollos. Entre tanto, el director del observatorio astronómico, Francisco José de Caldas, pasa por el frente del establecimiento e interviene en la conversación, juzgando duramente al español.

Ante la presión de los criollos, el comerciante asegura que desprecia "a Villavicencio y a todos los americanos (criollos)". Palabras que alimentan la ira del mayor de los Morales, quien le propina un puñetazo en la cara.

Los hermanos Morales empiezan a vociferar en la Plaza Mayor que Llorente está lanzando improperios a don Luis de Rubio y a los americanos; al tiempo que los agitadores, entre los que se encuentra José María Carbonell, desatan la rabia del pueblo que cansado de la represión española clama por su emancipación que terminó en el histórico día de la independencia.

El grito de Independencia de Colombia

¡Queremos Junta! ¡Viva el Cabildo! ¡Abajo el mal gobierno!, se escucha en las calles de Santafé. Abucheos a los que los indios, plebeyos, blancos y esclavos se adhieren en un grito unánime.

Atemorizado, Llorente se refugia en la casa del español,  Lorenzo Marroquín; mientras el pueblo arde en llamas y el Virrey, incrédulo, ve cómo los americanos se toman la Plaza Mayor. Los criollos, que durante mucho tiempo fueron menospreciados por los españoles, ahora tienen el poder de Santafé.

Liderados por José Acevedo y Gómez, José María Carbonell y Camilo Torres, logran convocar a un cabildo abierto, cuyo fin es lograr que los cabildantes tengan el poder de elegir a sus  gobernantes y crear una Junta Suprema de Gobierno.

El Virrey, aterrorizado, concede un cabildo extraordinario y ante su negativa de gobernar, es el criollo, José Miguel Pey, quien toma su lugar.

Los semblantes de revolución de los criollos se disipan, los ánimos se apaciguan y la gritería desaparece cuando, a las 6 de la tarde, se firma el Acta de la Independencia, que marca el fin de una era opresiva para los americanos; antes, destinados a vivir bajo el yugo de los españoles.

¿Por qué se rebelaron los criollos? ¿Qué cambió con el grito de independencia?

Vivían inconformes al sentir una evidente exclusión de los españoles para acceder a altos cargos políticos y, como si fuera poco, también debían pagar más impuestos. Eran humillados y menospreciados.

Sucesos históricos previos al 20 de julio de 1810, como la  Revolución de los Comuneros, liderada por Manuela Beltrán, en 1871; la Declaración de los Derechos del Hombre, por Antonio Nariño; la publicación del Memorial de Agravios, que reunía las quejas de los criollos en contra de los españoles; y, la usurpación de la corona española por parte de Napoleón Bonaparte, lograron crear un pensamiento independentista por parte del pueblo oprimido por el dominio español.

Fue así como un grupo de intelectuales criollos crearon la Junta de los Notables, integrada, entre otros, por José Miguel Pey, Camilo Torres, Acevedo Gómez, Joaquín Camacho, Jorge Tadeo Lozano y Antonio Morales; quienes solían reunirse en el Observatorio Astronómico, bajo la dirección de Francisco José de Caldas.

Entonces, fue el préstamo del florero, la excusa perfecta para desatar una asonada que terminaría con la firma de un documento que declaraba la creación de una Junta Suprema de Gobierno, así como la liberación de la sociedad criolla del poder del Virrey Amar. El puñetazo de Morales a Llorente sería solo el golpe insigne que desataría los hechos de aquel 20 de julio de 1810.

Artículos relacionados

Así fue la primera celebración de la Independencia de Colombia, en 1820

3 lugares icónicos de la Independencia de Colombia

Fuentes:
Gran Enciclopedia de Colombia del Círculo de Lectores, tomo de biografías.
HERNÁNDEZ Vera, René. Breviario de Colombia

REDACCIÓN CANAL INSTITUCIONAL