Iglesia del Divino Niño

20 de julio: un barrio construido por la clase obrera y devoto al Divino Niño


Foto de: Secretaría de Cultura, Recreación y Deporte

¿Por qué el barrio 20 de julio es uno de los más importantes de Bogotá? ¡Sigue leyendo! Aquí te contaremos lo que muy pocos saben sobre este barrio, ubicado al suroriente de la capital. 

Contenido

El barrio 20 de julio es famoso en Bogotá por la Iglesia del Divino Niño, pero su historia va más allá de esta joya arquitectónica, que al año visitan cientos de creyentes y que es reconocida en el país y el mundo por sus obras sociales para los menos favorecidos. 

A propósito de esta fecha, que conmemora la Independencia de Colombia, el equipo de Canal Institucional visitó el barrio, ubicado en la localidad de San Cristóbal, para hablar con sus habitantes y conocer qué historia se esconde detrás de sus coloridas calles, adornadas con inmensos murales. 

El barrio 20 de julio fue fundado en 1929. Se le llamó de esta manera por la celebración de la Independencia colombiana”, explicó Liliana Cortés, historiadora del arte e investigadora de los movimientos culturales que han surgido en esta zona. 

Aunque son muchas las versiones que se tejen sobre por qué este barrio lleva como nombre la fecha de la Independencia de Colombia, la más aceptada, según concluyó la historiadora Liliana Cortés, es porque en los años 30 se volvió popular entre los vecinos celebrar este día pintando las fachadas de las casas, costumbre que mantuvieron por años los habitantes del 20 de julio.   

Según Cortés, este barrio, ubicado al suroriente de la capital, que abrazan los cerros, fue construido por personas trabajadoras en minas, canteras, gente obrera, quienes comienzan a poblarlo. 

Estos habitantes son también quienes, a finales del siglo 19, le dan vida a las primeras fábricas de vidrio e impulsan el sector comercial, trayendo consigo progreso para el barrio. 

El movimiento del vidrio en el 20 de julio 

Carlos Conde, soplador de vidrio y artista plástico, es uno de los habitantes del barrio 20 de julio quien, fiel a sus raíces, continúa trabajando con este material y generando empleo para sus habitantes.

“El movimiento del vidrio nació en el 20 de julio y se ha esparcido por todo San Cristóbal. En este oficio encontré algo que le dio un rumbo diferente a mi vida”, relató Conde. 

La comunidad salesiana también jugó un papel importante en el reconocimiento del barrio 20 de julio, pues fue esta quien hizo la compra de varios terrenos y, en la década del 30, empezó a construir la iglesia del 20 de julio, famosa por el culto al Divino Niño. 

“Aquí empezó la devoción al ‘Niño Jesús’, que la gente comenzó a llamar el Niño Jesús del 20 de julio. Es un sector muy importante precisamente por esta devoción”, manifestó el sacerdote Carlos Cubillos.

Lee también: 12 datos de la Independencia de Colombia

En términos culturales, “el barrio tiene un problema de apropiación territorial de espacio público porque los comercios han invadido fuertemente el sentido urbano, pero el barrio tiene otras culturas muy fuertes que se dan en toda la localidad como la del grafiti”, destacó la historiadora. 

Jael González hace parte de las decenas de comerciantes que se emplazan diariamente frente a la iglesia para vender sus artesanías del Divino Niño. Pese a que intentó "dedicarse a otra cosa" hace varios meses, pues era consciente de su condición como vendedora ambulante, no le fue bien y se vio obligada a trabajar nuevamente en la informalidad.

"Yo vendo camándulas, escapularios, manillas, las cuales hacemos entre mi esposo y yo. A quienes no han visitado esta zona les digo que se pasen por la iglesia, el sector comercial, y nos conozcan", comentó. 

Lee también: 20 de julio: 5 lugares fundamentales para la independencia de Colombia

Por su parte, Carlos Conde invitó a los habitantes que aún no conocen el barrio 20 de julio a acercarse a este a través de la historia del movimiento del vidrio, de los que hacen arte con este material y que, de alguna manera, rinden honor a la Independencia del país mediante su labor. 

“Creo que lo que hago desde mi negocio de vidrios representa la Independencia que generó ese 20 de julio, pues somos una comunidad pequeña que va hacia delante, que busca estar mejor, y que quiere ser independiente”, dijo este artista plástico. 

 

REDACCIÓN CANAL INSTITUCIONAL