¿Por qué el 'Te Deum' es el acto inaugural del 20 de julio?


Contenido

Es la celebración litúrgica que da apertura al Día de la Independencia en nuestro país. Le contamos su historia y por qué es tan importante en esta fecha.

Cada 20 de julio, el Presidente inicia la conmemoración de la Independencia con el Te Deum, acompañado por su familia. A esta celebración religiosa también asisten altos funcionarios del Gobierno, altos mandos militares y policiales, autoridades civiles y organismos de control. Pero ¿A qué se debe su importancia?

Te Deum, proviene del latín “A ti Dios” y es una celebración litúrgica católica que se realiza en ocasiones especiales, cuyo fin es elevar una alabanza y una acción de gracias a Dios.

También es conocido como “Himno Ambrosiano”, pues, según cuenta la historia, fue compuesto originalmente por San Ambrosio de Milán y San Agustín de Hipona en el año 387 – en el que San Agustín fue bautizado por San Ambrosio de Milán-. Se cuenta que, en ese momento, los santos fueron tocados por el Espirítu Santo y empezaron a entonar a dúo el cántico sagrado.

“A Ti, oh Dios, te alabamos,
a Ti, Señor, te reconocemos.
A Ti, eterno Padre,
te venera toda la creación…”

El Te Deum es uno de los himnos más significativos de la Iglesia Católica, tanto que el Sumo Pontífice acostumbra a celebrarlo cada 31 de diciembre para agradecer a Dios por un año que se acaba.

Al ser el Día de la Independencia una fecha con un alto valor significativo para Colombia, cada año, el Primer Mandatario, en acción de gracias, da inicio a la conmemoración de este día con la celebración del acto litúrgico.